La Danza como Aproximación Cultural

Danza: Siente el Mundo


“Escucho a los lejos una suave melodía me acerco y siento un escalofrío,

no veo nada!! Poco a poco siento que algo va tomando textura.

Distingo a lo lejos un sonido seco que se repite y casi puedo tararearlo,

aun no veo nada!! Siento en mi cuerpo los vaivenes de alguien más que se acopla  y grita…;

no solloza sin decir ni una sola palabra, es como si siguiera al viento y aunque

expresa mucho su melodía se ha vuelto casi una constante.

Ahora distingo también los sonidos agudos, de alguien que acaba de llegar;

se parecen a las risas de niños que aunque se repiten constantemente

no dejan de llamar la atención de una forma tan hipnotizadora que casi

se me olvidan los demás.

Por un momento pierdo la noción del tiempo y del espacio, no veo nada porque tengo los ojos cerrados

¡Qué sabio es el cuerpo! ¡La música solo se puede ver así!

Me acerco un poco más, hipnotizada por los sonidos y compases, al final,

me armo de valor para abrir  la puerta y descubrir los misterios

que se ocultan del otro lado.

¿Cómo puede una puerta ocultar aquel mundo? Lo que encontré al abrirla me

transporto a Oriente Medio, o a vivir “Las mil y una noches”.

No podía dejar de ver aquellos movimientos que se fusionaban con la música y se

burlaban de ella con movimientos inesperados y sincronizados a la vez.”

La cultura puede ser transmitida o compartida de diferentes formas o con diferentes envolturas. La danza  es una de las más llamativas y directas , ya que nos une, nos fusiona, nos hace vivir otra realidad.  Las danzas tradicionales de cada pueblo llevan consigo la historia de la humanidad; en cada movimiento podemos encontrar nuestras similitudes, diferencias e influencias. Cada melodía responde a diferentes variables tales como la historia de cada cultura, sus reivindicaciones, sus esperanzas, sus sueños, sus amores, su carácter. Hay un mundo de expresiones detrás de cada “puerta”. Los diferentes matices de cada danza también hablan de sus gentes.

Por ejemplo en Latinoamérica, en algunas danzas de la zona de los Andes, los movimientos son suaves pero aguerridos como su gente. En el Caribe los movimientos vivos al ritmo de los tambores denotarán la alegría que los caracteriza. Se puede hablar también del Flamenco que nos aleccionará sobre la mujer entregada a la pasión, pero firme de decisión, así como pasa en las danzas estilizadas y sincronizadas de algunos lugares de Europa que probablemente hablen de reyes, principes y princesas o en la gesticulación facial de los bailarines de danzas Indus se nos muestra la dulzura de su gente.

Mediante el aprendizaje de una danza se puede vivir la experiencia de formar parte de otra cultura. Te integra y te  hace ver y sentir otras realidades. Debería ser una tarea pendiente para aquel que quiere conocer otras culturas.

Desde la experiencia de la música y la danza dejé de verme como propia de un lugar y me convertí en conocedora del mundo.

Por: Gabriela Ardiles D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: